lunes, 7 de octubre de 2013

Artes marciales Japonesas con Bases espiritual. karate - do



Karate -do (空手道) 
El camino de la mano vacía.



El Karate es un Arte Marcial Japonés, originario de Okinawa. Debe su origen a las Artes Marciales de Okinawa (llamadas “TE”) y a las Artes Marciales chinas. Se dice que nacieron para protegerse a si mismos y protegerse de los guerreros japoneses (Samurai)

El principio del Karate moderno nace principalmente en las ciudades de Shuri, Naha, y Tomari (Shuri-te, Naha-te y Tomari-te) en donde practicaron los que llegarían a ser los fundadores de los principales estilos de Karate. Maestros como Anko Itosu, Kanryo Higaonna, Sakugawa Kanga... que enseñaron a maestros fundadores de los principales estilos de Karate como Gichin Funakoshi, Mabuni Kenwa, Chojun Miyagi,...











En el Karate, a diferencia de otras Artes Marciales clásicas hay diferentes escuelas o estilos, que se diferencian unos de otros en pequeñas cosas como posiciones más largas o cortas, pequeñas diferencias a la hora de los golpes de puño, brazo o paradas, pero en definitiva todo es karate. Algunos de los estilos o escuelas de Karate, entre otros, son:

Shito - ryu -   Creado en 1931 por el maestro Kenwa Mabuni
Shotokan -    Creado en 1939 por el maestro Gichin Funakoshi
Goju - ryu -    Creado en 1933 por el maestro Maestro Chojun Miyagi
Wado - ryu    Creado en el año 1933 por el maestro Rihonori Ohtsuka




El Karate sólo para defensa:
El maestro Gichin Funakoshi al que se le conoce como el padre del Karate moderno decía que en el Karate no existe un primer ataque, por lo que entendía que un Karateca (nombre que recibe al que practica Karate) no debía mostrar una actitud arrogante y violenta, debiendo ser interior y exteriormente más humilde. (Se dice que contra más alto es un cinturón más humilde debería ser un Karateca)








En el Karate existe unos principios de la escuela o Dojo Kun, que todo Karateca debería seguir y que debería estar en un lugar bien visible en el Dojo (escuela de Karate):

                                                                DOJO KUN
                                         PERFECCIÓN DE LA PERSONALIDAD.
                                            GUARDAR SIEMPRE FIDELIDAD.
                                               ESFUERZO Y CONSTANCIA.
                                                  RESPETO A LOS DEMAS.
                                                  REPRIMIR LA VIOLENCIA.












El Karate es un Arte Marcial de lucha en el que se emplean golpes de puño y de pierna (patadas) a partes iguales, siendo muy importante la defensa y las posiciones en las cuales se realizan estas técnicas. Y siendo muy importante también el uso de la cadera. En el Karate cuando se realiza un ataque de puño o de pierna, no pega sólo el puño o la pierna, sino que “todo pega” a través de la cadera, pega con la fuerza de todo el cuerpo.
La idea originaria era derrotar a un adversario con un sólo golpe (como si fuera una katana o sable japonés)
Existen también unas formas “Katas” que es un combate imaginario entre uno o más oponentes, vendría a ser coloquialmente como una coreografía donde se recogerían posiciones, defensas, golpes de puño, de pierna... La mayoría de los Katas comienzan con una defensa (el karate sólo como defensa).
Y luego está el Kumite o combate que es un “asalto de lucha” contra un adversario, este podrá ser reglado o libre, pero siempre con control.
En el Karate existe una parte en la que se enseña el “Karate tradicional” y otra parte en donde se enseña “el Karate deportivo” o de competición.







El Karate se practica utilizando un kimono blanco llamado karategui atado por un cinturón (obi). Dichos cinturones van del blanco al negro siguiendo este orden de menor a mayor:
Blanco, amarillo, naranja, verde, azul, marrón y negro.
En el caso de los niños menores de 14 años los cinturones irán de medio en medio (blanco, blanco-amarillo, amarillo, amarillo-naranja, naranja, naranja-verde, verde, verde-azul, azul, azul-marrón, marrón y negro)







Beneficios de la práctica.
Entre otros muchos, algunos de los beneficios de la práctica del Karate serían:
  • Favorece la concentración y la coordinación:
A través del Karate se trabajan los dos hemisferios del cerebro; en el Karate se trabajan distintas partes del cuerpo simultánea o alternativamente. Esto ayuda tanto en el caso de los niños (los niños que practican Karate tienen un nivel de concentración y atención mayor en los estudios), como en adultos en los estudios y en su vida personal.
  • El Karate se puede practicar (y empezar su práctica) a cualquier edad.
  • Proporciona confianza y seguridad en uno mismo.
  • El ejercitamiento de ejercicios aeróbicos y anaeróbicos facilita la ejercitación de todas las partes del cuerpo.
  • Genera menos lesiones, que otros deportes tales como el fútbol, esquí, baloncesto, etc, y la mayoría de las lesiones que se pueden producir en el Karate son leves.
Y en el terreno personal, como he dicho la concentración y la coordinación, la seguridad en uno mismo para todo en la vida, no sólo bajo una agresión física.
Facilita las relaciones sociales en un ambiente deportivo y sano.
En contra de lo que se pueda pensar el Karate no es un deporte violento, todo lo contrario, tiene máximo respeto por el adversario y como todo Arte Marcial Japonés con base espiritual se inculcan valores tales como:
Rectitud, compasión, coraje, cortesía, desprendimiento, honor, modestia, autodominio,...








Las caras más conocidas que han practicado Karate:
  • Jean Claude Van Damme (1º Dan Karate)
  • Chuck Norris (6 veces campeón mundial de Karate)
  • Wesley Snipes (5º Dan Karate)
  • Dolph Lundgren (Rocky IV) (3º Dan Karate) 
  • Francisco J. Ortega

sábado, 5 de octubre de 2013

Origami








Es un arte tradicional  japonés de plegado de papel, con todo lo que ello conlleva de dar importancia suprema a los modos y maneras, incluso el estudio de la armonía universal con  la hoja de papel, llegando a tocar lo religioso y subrayando el Zen del papel.

Se originó en China alrededor del Siglo I o II d.C. y llegó a Japón en el Siglo VI. En el periodo Heian, desde el 794 al 1185 el origami formó parte importante en las ceremonias de la nobleza, pues doblar papel era un lujo que sólo personas de posición económica acomodada podían darse. Entre 1338 y 1573 del periodo Muromachi, el papel se volvió lo suficientemente barato para todos, y el estilo de origami servía para distinguir un estrato social de otro, por ejemplo entre un samurái aristócrata y un campesino. La total democratización del arte solo ocurre entre 1603 y 1867, periodo Tokugawa, en donde se documenta la base del pájaro y la base de la rana en el libro Senbazuru Orikata en el año 1797.





Su nombre procede de las palabras japonesas ori que significa plegado y gami que significa papel.

 折り紙).







En español también se conoce como papiroflexia o cocotología (término creado por Miguel de Unamuno). En otros países de habla hispana, siguen utilizando el término nipón.
Alrededor de la década de 1.930, el escritor español Miguel de Unamuno introdujo la papiroflexia en los países hispanohablantes. 








                 Los “Apuntes para un tratado de cocotología” escritos por Unamuno como parte del epílogo de su novela “Amor y Pedagogía”, son puestos también como ejemplo del carácter lúdico que la papiroflexia tuvo para Don Miguel.  Carácter lúdico que ha sido heredado por las nuevas generaciones de practicantes de este arte, convirtiendo a la papiroflexia en un simple juego de niños.  Lo que Don Miguel seguramente advirtió, pero que ha quedado en el olvido, es que la papiroflexia  es un arte que permite una gran variedad de enfoques; a parte de generar gran cantidad de desarrollos en el sujeto, que van desde lo motriz y lo artístico, esta práctica es una excelente herramienta pedagógica que se basa en la lectura de símbolos y paulatinamente en la lectura de imágenes tridimensionales.  Este proceso en el que el cerebro se ajusta progresivamente a interpretar un objeto, estimula las capacidades de comunicación de los practicantes, facilita las relaciones sociales y cataliza las habilidades de lecto-escritura de quien lo practique.  Don Miguel de Unamuno lo experimentó y escribió al respecto. 



En el origami no se utilizan grapas, tijeras o pegamento, solamente papel, es sin duda su gran ventaja.





El origami es definido como un arte educativo, en el cual las personas desarrollan su expresión artística e intelectual. También lo exponen como la esencia que se esconde tras los dedos de quienes pliegan papeles para darle nacimiento a innumerables figuras.
La particularidad de esta técnica es la transformación del papel en formas de distintos tamaño y simbología, partiendo de una base inicial cuadrada o rectangular que pueden ir desde sencillos modelos hasta plegados de gran complejidad. Los sujetos preferidos para modelar son animales y otros elementos de la naturaleza como flores, árboles entre otros motivos. 





Entre los fanáticos del origami están

El poeta británico Percy Shelley (1972-1822).

El autor de "Alicia en el país de las maravillas", Lewis Carroll (Inglaterra, 1832-1898).

El pedagogo alemán Frederich Fröbel (1782-1852), creador del kinder.

El filósofo español Miguel de Unamuno (1864-1936)

José Ortega y Gasset (1883- 1955).



lunes, 16 de septiembre de 2013

Aikido












ARTES MARCIALES JAPONESAS CON BASE ESPIRITUAL

El Aikidō 気道

Principios.

El Aikidō (El camino de la energía y la armonía) es un Arte Marcial de lucha originario de Japón. Fue creado por el Maestro Morihei Ueshiba, conocido como O-Shensei, a partir de 1930 y sería a partir de 1942 cuando adquiriría el nombre definitivo de Aikidō.
O-Shensei dominó los secretos de las escuelas japonesas tradicionales:
-El Jiujitsu -El Kenjutsu (sable) -El Jojutsu (lanza), en estas artes marciales encontró los fundamentos para crear el Aikidō
En el Aikidō se utilizan técnicas de proyección e inmovilización para desequilibrar o controlar al adversario, pudiendo acompañar estas técnicas con “atemis” o golpes en puntos vitales del cuerpo. También podemos encontrar luxaciones, lanzamientos e inmovilizaciones. En la práctica de este Arte Marcial también se incluyen armas, como la espada, lanza o bastón.
Resumiendo, la característica del Aikidō, podríamos denominarla como la neutralización del adversario (nunca se utiliza la palabra enemigo) sin destruirlo.
El Maestro Ueshiba pensaba que en las Artes Marciales había que buscar la perfección física y mental y no el combate y la práctica deportiva. Siendo excluida toda idea de competición, porque podría dejar de lado otros valores del Arte Marcial y perder su esencia.
Estos son los 5 principios del Aikidō, según el Maestro Ueshiba:












1- El Aikidō la mente universal que unifica todas las cosas.
2- El Aikidō la verdad que enseña el Universo y se debe aplicar a nuestras vidas.
3- El Aikidō el principio y el camino que unen la humanidad con la conciencia
universal
4- El Aikidō llega a su término cuando cada persona encuentra su camino.
5- El Aikidō el camino de la fuerza y la compasión.










El Aikidō es un Arte Marcial armónico, es bonito visualmente y espectacular. Y aunque puede usarse eficazmente como defensa, busca la armonía entre cuerpo, mente y energía. Busca la educación de nuestro instinto, e intenta alejarse de las respuestas mecánicas de defensa de otras Artes Marciales (aunque en la metodología de aprendizaje utilice la forma de las Artes Marciales japonesas como el Karate, Judo, Kendo, Kyudo y Kobudo).
La cara más conocida del Aikidō para el gran público es el actor Steven Seagal 7º Dan (Aikikai). Fue el primer occidental en dirigir su propia escuela (dōjō) de Aikido en Japón , el Tenshin Dojo, que ahora dirige su ex esposa, Miyako Fujitani









Beneficios de la práctica.

La práctica del Aikidō constituye un desarrollo armonioso de las partes del cuerpo, como la elasticidad de las articulaciones, corrección de la columna vertebral, y el control de la respiración y la relajación.
En el terreno espiritual nos enseña el respeto a la no-violencia, que caracteriza el Aikidō, y el Bushido o código de honor tradicional, adquiriendo valores como la amabilidad, la educación, la bondad, el coraje, la modestia y el autocontrol.



                                                                                    Referencias:
                                                                  Federación Española de Judo y D.A.
                                                                  Stanley Pranin (2006) Encyclopedia
                                                                of Aikidō (Wikipedia en español-Aikidō)


Francisco J. Ortega

martes, 20 de agosto de 2013

SHODO. Caligrafia japonesa.

El arte de la escritura delicada






書道


El camino de la escritura
Sho Caligrafía
Do   El camino 



Una de las artes más tradicionales de Japón, proviene de la caligrafía china.
Para las personas que lo practican es un arte espiritual y artístico.
Los primeros pictogramas aparecen en China, hace entre 4.000 y 5.000 años. Antes de la invención del papel se practicaba en un buril sobre superficies duras, como el caparazón de tortuga, hueso, piedra o bronce. Después, en el Siglo II a.c., nace la caligrafía con pincel practicada por los funcionarios.
Llega a Japón, según los historiadores, a partir de la entrada de los primeros textos budistas, donde es adaptada como propia. Tuvo una acelerada difusión durante el periodo Nara, paralelamente con el afianzamiento del Budismo.
En la historia de la humanidad, los chinos y sus herederos, los coreanos y los japoneses, son uno de los pocos que elevaron la escritura a la jerarquía del arte.
Después de la Segunda Guerra Mundial, se incrementó el interés por este , que había quedado en el olvido en la posguerra. 
La concentración es un elemento fundamental del Shodo, como camino para obtener una obra artística en perfecta armonia con el espíritu
Ai
Amor


 

Hacia el siglo IX, ya en el período Heian, cortesanos y sacerdotes japoneses desarrollaron dos escrituras fonéticas, el Katakana (tomando porciones de los ideogramas chinos) y luego el hiragana (a partir de la simplificación de los ideogramas escritos en estilo Soso), más conocido como Kana.
Ya hacia el siglo X, las diferentes variantes de escritura desarrolladas se habían difundido en todo el Japón, popularizándose su uso entre la clase alta. Las mujeres adoptaron la escritura de Kana, puesto que encontraron en ella una mayor libertad para la expresión de sus sentimientos. En la actualidad se sigue utilizando el Kana en combinación con los Kanji en la escritura del idioma japonés.

A lo largo de la historia, los letrados en Japón fueron expertos calígrafos, En el período Edo (1600-1868), la copia de virtuosas escrituras era la principal forma de educación para todas las clases, Los guerreros eran entrenados tanto en caligrafía con en artes marciales.
Los hombres y mujeres con talentos especiales en caligrafía son conocidos como Shoka, o escritores del Sho (caligrafía), y practican uno o más de los cinco estilos principales. 


Hiragana: Simbolos, semejantes a nuestra letras, con una equivalencia fonetica, se crean a partir de la modificacion, por simplificacion, de ciertos Kanjis, y se puede utilizar para escribir palabras japonesas a traves de su pronunciacion, sin recurrir a los complejos kanji.
Katakana: Similar al Hiragana, simbolos compuestos a partir de trazos o porciones de determinados kanjis. Cada simbolo se corresponde con un sonido, funcionando de manera similar a nuestro abecedario. Actualmente se utilizan generalmente para componer palabras procedentes de otras lenguas y para los nombres cientificos de animales y plantas.
Kanji: Los kanjis son ideogramas, esto es, simbolos que representan una cosa o una idea, no son, por tanto, palabras, cada kanji tiene un nombre que es preciso conocer y un significado que puede variar con el contexto. Existen, como en nuestra lengua, tanto kanjis homonimos, mismo nombre y distinto significado, como sinonimos, diferentes kanjis con distintos nombres, para representar una misma cosa. Su numero se cuenta por millares, mas de cuatro mil, lo que da una idea de lo complejo que puede llegar a ser leer o escribir en japones, esta circunstancia esta haciendo que las nuevas generaciones escriban casi exclusivamente utilizando katakana e hiragana.





Cada trazo de los kanjis, Hiragana y katacana, requiere mucha precisión y debe hacerse siguiendo un orden. Cada línea tiene su sentido. El artista  transmite la esencia de cada palabra, con fuerza, elegancia y sencillez a la vez.
Es muy importante la proporción, la armonía y el equilibrio. En una obra de Shodo, al igual que en el arte del Ikebana, hasta el vacío tiene un gran significado.

En la actualidad se utilizan pinceles especiales cargados de tinta, llamados fudepen, pero su práctica se debe realizar a la antigua usanza, con un  pincel, un tintero, papel de arroz y pisapapeles.
En Japón se enseña en los colegios como materia obligatoria durante la educación primaria. Al comenzar el año escolar,  los niños crean trabajos caligráficos que simbolizan sus sueños para el año próximo (Kakizome).
En Oriente la escritura es considerada como el mensaje de los cielos , por lo que cada signo lleva en si mismo reseerva de energía sagrada
Cada elemento que utiliza un maestro de Shodo tiene un nombre concreto:

  • Bunchin Pieza que sujeta el papel en el que trazaremos los kanji
  • Shitajiki Sobre el bunchin se coloca una pieza con propiedades absorventes para eliminar la tinta sobrante
  • Hanshi Hoja de papel
  • Sukuri Especie de tintero que se llena de agua
  • Sumi Pieza colocada en un extremo del sukuri para eliminar el agua sobrante
  • Fude Instrumento utilizado para dibujar los trazos 

Existen varios tipos de caligrafía:


  • Kaisho o "estilo cuadrado", en las que los trazos están predeterminados. Es la escritura de la sexta dinastía
  • Gyosho es una escritura que podríamos denominar semicursiva, y su tono más informal facilita que se escriba más deprisa
  • Sosho otorga el máximo de libertad al trazo 
  • Tensho: Se utiliza actualmente para elaborar los sellos con los que se firman las obras.
  •  Reisho: El mencionado estilo de los funcionarios. 






En las obras quedan reflejados la personalidad del autor, sus emociones más íntimas, la belleza, la fuerza, la virtud o delicadeza del artista.
El ritual para escribir caligrafía, comienza antes de escribir, con la meditación que purifica la mente y el ritual predispone la captación de energía.





Hay que deshacer primero la tinta en una especie de mortero, despacio, en silencio. Es recomendable encender un incienso, controlar la respiración y mantener la espalda recta para que la energía del Universo pueda entrar de nuevo en nuestro cuerpo y dirigirse hacia el brazo donde traspasa el mango de la piel para quedar plasmada en cada signo que escribimos.
Una de las cosas más importantes a la hora de practicar Shodo, es mantener siempre el pincel perpendicular  a la superficie de la escritura. 
Para las personas que deseen empezar a practicar este arte milenario, es recomendable acudir a clases con un/una  maestr@, al igual que dijimos en el post de Ikebana.
No se debe acudir más de un día a la semana a clase, pero si practicar el Kanji que se ha aprendido.
  







En los hogares japoneses es muy corriente tener siempre una obra colgada en la pared, junto a un arreglo floral (Ikebana), en ese pequeño espacio llamado Tokonoma, del que hablamos en el post de Ikebana.

No es necesario saber japonés para empezar, pero si recomendable tener nociones de los diferentes tipos de escritura, e intentar en cualquier tipo de papel escribir kanjis, Katacana o Hiragana, para familiriarizarse con ellos

 A los que se decidan a iniciarse en este arte, que personalmente recomiendo, comprobaréis como se refleja el estado de ánimo en las obras y como ayuda a aumentar la capacidad de concentración y produce una gran relajación.



Muchísimas gracias por leerme!





viernes, 9 de agosto de 2013

Los Valores, el Niño y el Karate



Agradezco de corazón a Francisco F. Ortega, que colaborará conmigo en este blog, en el apartado de Artes Marciales, que el tan bien conoce. Dejó este post escrito antes de marcharse de vacaciones. Ha impartido clases a niños y es un gran conocedor por tanto de ello, por lo que ha querido hablar sobre ellos y la educación, tan importante para tod@s. 
Siento mucho el retraso en las publicaciones, el Verano es difícil.









 

 En estas ultimas semanas se está produciendo un debate sobre si el profesor debe o no tener carácter de autoridad en los colegios. Trasladando esto al karate me han surgido las siguientes consideraciones:
-En el karate el maestro es muestra de respeto y admiración por parte de sus alumnos. Lo primero que aprenden los niños incluso antes de empezar la primera clase es el saludo. El saludo como muestra de respeto al profesor, a sus compañeros y al lugar donde entrena (Dojo). En el karate todo empieza y acaba con el saludo.


En el karate cada alumno aprende de los compañeros que le superan en grado y su vez estos son un ejemplo para los que vienen detrás.
Con el karate los niños adquieren seguridad en si mismos, aprenden a coordinar (con lo que estimulan el cerebro) y a concentrarse. Se desarrollan en un ambiente deportivo y sano. Aprenden que si quieren avanzar tendrán que tener esfuerzo y constancia, en definitiva aprenden disciplina de una forma natural. Todo ello ayudará al niño en sus estudios y a lo largo de su vida.

Francisco J. Ortega
Cinturón Negro 1º Dan de Karate por la R.F.E.K. / Cinturón Negro 1º Dan Dento Shito-Ryu Karate-Do por U.S.E. / Cinturón Negro 1º Dan de Karate-Do por la F.C.K. / 3er Kyu karate KyokushinkaiLOS VALORES, EL NIÑO Y EL KARATE






Francisco J. Ortega
Cinturón Negro 1º Dan de Karate por la R.F.E.K. / Cinturón Negro 1º Dan Dento Shito-Ryu Karate-Do por U.S.E. / Cinturón Negro 1º Dan de Karate-Do por la F.C.K. / 3er Kyu karate Kyokushinkai

lunes, 15 de julio de 2013

Haiku





El Sol  cansado
Admirando la Luna
Siente la danza







Desde el Siglo XX se ha universalizado, y aunque hay muchos y muy buenos cultivadores de haikus, el género se ha intercionalizado mucho.





La palabra  Haiku procede de otra palabra japonesa Haikai, cuyo significado era vulgar o Tierra.
Estos poemas, cuyos fines no eran tan espirituales y sí más cómicos en general, está considerada uno de los pilares de la poesía japonesa. Se desarrolló en el Siglo XVI.






Haiku puede definirse  como un poema breve de tres versos de cinco, siete y cinco sílabas respectivamente que no riman entre sí y retratan un instante. Siempre describe un tiempo presente, nunca se hace referencia al pasado o al futuro. En su contenido. siempre hay elementos relacionados con la Naturaleza, estación del año y alguno de los cinco sentidos.
Debe expresar el asombro del poeta.
Cada vez más, por influencia de las traducciones, se pierde esta métrica y muchos escritores han decidido escribir tres versos breves que no rimen entre sí.






El Haiku muestra la naturaleza, el Universo, la belleza y la no belleza, lo que es y está ocurriendo fuera del poeta., es tan sencillo como desafiante.






No es necesario hablar de la estación del año, si el Haiku habla de crisantemos, sabemos que se refiere al Otoño, si es del  olor a Jazmín, del Verano........



El haiku es una vía espiritual, un modo de despertar los sentidos, de naturalidad, de extinción de la vanidad. No se puede entrar en el mundo del Haiku sin ser invitado.




Las experiencias con niños y adolescentes, han sido maravillosas.
Todos han escrito un Haiku y son felices al mostrarlo y leerlo en público.




Dos haikus escritos por niños.
Se puede ver que los niños son pequeñitos todavía.
Una maravilla!


No suelo recomendar, y no cobro por ello...pero hay un libro, que habla precisamente de Haiku, Ikebana y mucho sobre los japoneses y su cultura, escrito por un autor español, Andrés Pascual....un canto a la paz, la espiritualidad y el amor.



También la recopilación de Haikus de  Pilar Alberdi, que tanto está haciendo desinteresadamente, con los grupos de escritura en los que estamos muchos de nosotros.











La leyenda del Crisantemo








Un cielo rosa- azulado, chorreando vapores de agua, cubría el pequeño pueblito situado en un maravilloso valle, en el centro de Asia, donde habitaba la familia de los Sung.
El padre, de tez cobre canela; la madre, morena, con hermoso moño negro anudado a su nuca, de menudos pechos ahumados, que gemían baladas redondas; y el hijo, de un año, componían la feliz familia que las hojas de los cerezos y la nieve de las montañas cercanas soñaron contemplar.
Los días de fiesta, se ponían su traje más hermoso y salían al campo a pasear y admirar su belleza.

Uno de esos días la familia no salió. El pequeño Shu, estaba enfermo.
-Se habrá resfriado esta mañana – dijo el padre.
-Sí; dentro de unos días estará bien- sentenció la madre.
Pasaron los días y el pequeño no mejoraba. La madre, preocupada, viendo la palidez de la carita del niño, dijo:
-Escucha, esposo: he pensado que debemos llevar a nuestro hijo al sabio que vive en las afueras del pueblo.
Él conoce las hierbas que sanan y nos dará alguna para nuestro hijo.
-Dices bien, esposa. Mañana mismo le llevaremos. 




Al día siguiente, apenas el alba se abría paso entre la noche, cuando los gallos cavaban buscando la aurora, la pareja salió en busca del hombre sabio que recolectaba hierbas que curaban a los hombres.
Una vez delante del anciano, mirando éste al niño, escucharon las palabras negras:
- Lo siento; pero no tengo las hierbas que puedan curar a vuestro hijo.
-¡Por favor, te lo rogamos! ¡Dinos qué podemos hacer para que nuestro hijo viva!
- suplicó la madre.
El sabio la miró y su pena le conmovió.
-Mira, mujer; vas a ir a lo más profundo del bosque y, en el lugar donde se encuentra el árbol más alto, ahí hallaras una flor. ¡Tráela! Tantos pétalos como tenga; tantos días vivirá tu hijo. Sólo puedo decirte eso.
-¿Una flor?
-Sí.
La madre, con el rostro de amapola, salió en busca de la desconocida flor.
Con la soledad a cuestas y la sombra sobre sus ojos llegó al lugar del bosque
donde se erguía el árbol más alto que jamás viera. Su copa se desvanecía entre hilachos de algodón.
Buscó alrededor de él, y sus ojos captaron una flor, cuya forma, color y perfume, eran la esencia de la belleza.
Cortó una y, horrorizada, vio que tan sólo la formaban cuatro pétalos.
-“¡Oh, no; mi hijo sólo vivirá cuatro días! ¡No; no lo puedo consentir!”
Y, arrodillándose, depositó la flor en el verde manto y, muy despacio, con sumo cuidado, fue rasgando cada pétalo en perfumados hilos de color.
-“Mi hijo vivirá mucho más, ahora”
Regresó corriendo llena de esperanza a la casa del sabio. Le mostró la flor.
El anciano comenzó a contar los finos pétalos pero una alada brisa los amontonó
y perdió el número de los contados.
-Tengo que empezar de nuevo- dijo para sí.
Fue separando, de nuevo, con exquisito cuidado los pedacitos de flor y, de pronto,
una inesperada lluvia impidió que siguiera contado.
-Creo que es imposible contar los innumerables pétalos de esta flor.
Esto indica que tu hijo vivirá incontables días.
-Podéis marchar tranquilos; el niño llegará a contar largos años en su vida.
Así fue, el niño sanó, y vivió largos años.
Los padres, agradecidos y felices, quisieron ir de nuevo, en el otoño, hasta el lugar donde crecía la flor.
La sombra del majestuoso Sándalo protegía a las especies vegetales que anidaban a sus pies de la dureza del sol.
La pareja vio, con admiración, que las flores que allí se mostraban, tenían incontables pétalos; tantos, como los que la madre había dividido a los de la primera flor.
Decidieron darle un nombre en honor a su virtud de dar larga vida a los hombres, y le llamaron Crisantemo.